Compartir Desinfección, limpieza y precaución: ¿por qué son claves?

Publicado el 21/06/2020

52

Desinfección, limpieza y precaución: ¿por qué son claves?

El 80% de las enfermedades infecto-contagiosas pueden contraerse en el hogar, según especialistas. Con la pandemia mundial por el COVID-19, la idea de higiene conocida hasta ahora cambió y ya no es posible volver a la normalidad.


Para evitar la propagación del coronavirus, la higiene personal y la de los espacios que se habitan, se transforma en el principal aliado para evitar los contagios de esta enfermedad y provocó un fuerte cambio en el paradigma respecto a la limpieza y desinfección.

Es que con la presencia del coronavirus (COVID-19), las medidas de prevención se intensificaron y es preciso pasar del conocimiento a la acción para ayudar al control de la propagación de esta nueva enfermedad que tiene al mundo en alerta.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), y al igual que con otras enfermedades respiratorias como gripe, neumonía y bronquiolitis, una persona puede contraer el COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus, de las siguientes maneras:

- Al inhalar las gotitas que son expulsadas por la boca o nariz cuando una persona infectada tose o estornuda.

- Al tocar superficies u objetos con presencia del virus y luego llevarse las manos a la boca, nariz u ojos.

Esto se produce cuando una persona infectada tose o estornuda y las gotitas que salen por su boca o nariz se depositan en superficies que luego son tocadas por una persona sana y ésta lleva sus manos a la boca, nariz u ojos, pudiendo así el virus ingresar a su organismo.

De esta manera, y como pasa en general en las enfermedades de tipo respiratorio, la higiene -tanto personal como de los espacios que se habitan- se transforma en el principal elemento para contribuir a evitar los contagios de esta enfermedad.

Esta idea de higiene pasó a ser prioridad y la información acerca de cómo higienizar los espacios se convirtió en tema de interés como nunca antes.

Según la OMS, las formas más efectivas de protegerse a uno mismo y a los demás frente al Coronavirus como de otros virus son:

- Lavarse las manos con frecuencia para matar los virus. Un lavado efectivo debe durar al menos por 20 segundos y en ambas caras de la mano, frotando las áreas entre los dedos, alrededor de las uñas y entre los anillos. Es importante no olvidar lavarse las manos antes de comer o manipular alimentos, luego de ir al baño, al regresar al hogar, después de toser, estornudar o soplarse la nariz. Cuando no se dispone de agua y jabón, es recomendable el uso de alcohol en gel.

- Cubrirse la boca con el codo flexionado o con un pañuelo de papel al toser o estornudar. Esto es para evitar diseminar las gotitas de saliva que se expulsan y evitar así la transmisión a través de las manos. En caso de toser o estornudar cubriéndose con las manos, se pueden contaminar los objetos o las personas que luego se tocan. Tener en cuenta que el pañuelo usado debe desecharse de inmediato.
- Mantener una distancia de, al menos, 1 metro (3 pies) con las personas que tosen o estornudan. Cuando alguien tose o estornuda, despide por la nariz o por la boca unas gotitas de líquido que pueden contener el virus. Si se está demasiado cerca, se pueden respirar las gotitas y, con ellas, el virus COVID-19 si la persona que tose tiene la enfermedad.

- También es conveniente evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca. Las manos tocan muchas superficies que pueden estar contaminadas con el virus. Una vez contaminadas, las manos pueden transferir el virus a los ojos, la nariz o la boca y desde allí, el virus puede entrar en el cuerpo y causar el contagio de la enfermedad. Para tener en cuenta y aunque parezca curioso, está comprobado que los adultos tocan su cara 15.5 veces por hora; 2,5 veces se tocan los ojos; 5 veces la nariz y 8 veces los labios, lo cual representa una puerta abierta al ingreso del virus.

Cómo limpiar y desinfectar correctamente

Según especialistas, el 80% de los gérmenes se esparcen a través de lo que se toca. Por dar un ejemplo gráfico, los niños pueden tocar hasta 300 superficies en tan sólo 30 minutos.

Asimismo, el 80% de las enfermedades infecto-contagiosas pueden contraerse en el hogar.

Una superficie aparentemente limpia puede estar contaminada con gérmenes que no se ven a simple vista. Por lo tanto, para asegurar una limpieza total debe utilizarse un producto que no sólo sea efectivo contra la suciedad sino que también contenga un activo que asegure eliminar el 99,9% de los gérmenes.

Además, diversos estudios científicos realizados demuestran que los objetos de uso corriente (como juguetes, mochilas infantiles, interruptores de luz y picaportes) son fuentes permanentes de contagio que habitualmente no se limpian ni desinfectan adecuadamente.

Prevención en el hogar

Es importante considerar que si bien aún no se sabe con certeza cuánto tiempo sobrevive el virus causante del Coronavirus COVID-19 en una superficie, éste parece comportarse como otros coronavirus ya conocidos. Los estudios realizados indican que los coronavirus pueden subsistir en una superficie desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (por ejemplo, el tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

De esta manera resulta importante intensificar las rutinas de limpieza y desinfección en el hogar y espacios que se habitan o lugares de trabajo. Para que la limpieza sea efectiva debe utilizarse un producto que no sólo sea efectivo contra la suciedad sino que también desinfecte, es decir, que garantice la eliminación de gérmenes. (LEER ARTICULO SOBRE LAS DIFERENCIAS DE LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN).

Pero además de las superficies del hogar, también se recomienda la desinfección de los objetos de uso común; es decir aquellos que son altamente manipulados por los miembros del hogar, y que por lo tanto suelen presentar mayor posibilidad de presencia de virus y bacterias:
manijas de puertas, teléfonos celulares, interruptores de luz, controles remotos, grifos de cocina y botón del inodoro, por ejemplo.

Los juguetes de los niños y áreas de recreación deben ser desinfectados correctamente, al igual que los pisos y alfombras infantiles de goma deben ser lavados y desinfectados. También deben desinfectarse los juguetes duros, mientras que los juguetes blandos pueden lavarse en el lavarropas con productos desinfectantes.

Fuente: Infobae